Peña: El programa PPP evita la corrupción en la obra pública

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, sostuvo hoy que el plan de Participación Público Privada (PPP) destinado a permitir que el Estado desarrolle una mayor cantidad de proyectos de infraestructura, representa “un paso muy importante para el país”, y subrayó que apunta a que “justamente se pueda separar para siempre esa idea que la obra pública y los proyectos de infraestructura tienen que equivaler a sospecha de corrupción”.

El PPP constituye el programa “más ambicioso” y “más transparente de nuestra historia” para desarrollar obras, dijo Peña al encabezar la presentación del plan, en un acto realizado en el CCK, donde afirmó que es además “ambicioso por su ejecución, porque arrancamos de muy debajo de áreas del Estado con severos problemas de funcionamiento, de diseño, de transparencia”.

Dijo que a través del PPP se podrá “conectar realmente todos los rincones de nuestro país para permitir que todas las actividades productivas y todos los habitantes tengan igualdad de oportunidades” y “no sufrir por la distancia y la lejanía de los grandes centros urbanos”.

El jefe de Gabinete destacó que “en muy poco tiempo se ha logrado construir el consenso parlamentario para lograr ponernos de acuerdo entre todos en la necesidad de tener esta herramienta, en diseñarla y en trabajar también junto a los organismo internacionales”.

“Ahora hay que transformar esta idea en hechos concretos que nos permitan aumentar el año próximo, sumando todo lo que es la obra financiada directamente por el Tesoro, un 60% las inversiones”, añadió.

Peña enfatizó que la puesta en marcha de este programa “implica más trabajo, más oportunidades y, sobre todo, la posibilidad de acelerar, en esta nueva etapa de la Argentina, la construcción de la confianza”, porque “queremos ser un país global, integrado, protagónico y contemporáneo de este siglo XXI donde sentimos que tenemos mucho para aportar como Nación joven al mundo que nos tocar vivir”.

Esta construcción de confianza está dirigida “ante todo para nosotros, como primera responsabilidad entre los habitantes de nuestro país y el Gobierno que ellos han elegido y que está comprometido en cumplir su palabra de que estas obras que se demoraron muchísimo tiempo se van a poner en marcha y van a lograr plasmarse en realidad”, dijo.

Resaltó la oportunidad del lanzamiento, en especial “a partir del desafío que en pocos días asumiremos de liderar el G20, donde un capítulo central para nosotros va a ser todo el tema del desarrollo para financiamiento de infraestructura”.

Acompañaron a Peña los ministros de Finanzas, Luis Caputo, y de Transporte, Guillermo Dietrich; la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, y el director de Vialidad Nacional, Javier Iguacel.

Alonso, por su parte, señaló que el plan representa “un nueva alternativa de inversión al proceso usual de contrataciones del Estado” y una “oportunidad para desafiarnos, sector público y sector privado, a ser mejores en el largo plazo”.

Dijo que ello implica “ser previsibles, planificar y ejecutar con resultados concretos y demostrar que las obras no son sinónimo de corrupción sino de desarrollo, igualdad y mejora de la calidad de vida de todos”, al tiempo que pidió a los empresarios que “fortalezcan o pongan en marcha programas de integridad de prevención” dentro de sus firmas y con sus proveedores.

“Pronto se sancionará la Ley de Responsabilidad Penal Corporativa en casos de corrupción para cumplir la Convención Antisoborno y jugar con las mismas reglas con la que las hacen las grandes economías del mundo”, destacó la titular de la Oficina Anticorrupción.

El primer proyecto presentado con este sistema es el de Autopistas y Rutas Seguras, que incluye la construcción de casi 6.800 kilómetros de caminos en todo el país que permitirá bajar los tiempos de viajes, brindar más seguridad y disminuir el consumo de combustible y la contaminación.

Los contratos PPP se emplean en numerosos países, como Uruguay, que tiene una ley similar a la argentina para desarrollar grandes obras de infraestructura como rutas, trenes, de energía o de tratamiento de residuos.