Peritos judiciales bonaerenses exigen que la Suprema Corte los convoque para tratar el tema de bonificaciones

Los peritos judiciales bonaerenses, que suman un total de 2.500 profesionales especializados en distintas disciplinas o ciencias en toda la provincia, exigen que la Suprema Corte los convoque para tratar el tema de bonificaciones por el bloqueo parcial del título y las condiciones de trabajo, y advirtieron que si ese llamado no se concreta podrían avanzar con la retención de firmas como medida de fuerza.

“El principal reclamo de este sector, muy organizado dentro del ámbito judicial, es el bloqueo de título, ya que los abogados y contadores del Poder Judicial cobran una bonificación por ese bloqueo parcial de título, pero el resto de los profesionales no”, explicó a Télam Pablo Abramovih, secretario general de la Asociación Judicial Bonaerense (AJB).

Según el dirigente, ese bloqueo del 25% que se les practica en el total del salario, les impide trabajar en otros espacios, pero puntualmente genera disparidad salarial entre los profesionales judiciales.

De no haber respuestas por parte de la Suprema Corte, el próximo lunes cuando se realice una jornada de asambleas de peritos de los 19 departamentos judiciales de la provincia de Buenos Aires, se analizará la situación del sector y se decidirá una medida de fuerza.

El dirigente explicó que la mayoría de los peritos opina “que la medida gremial más efectiva es la retención de firma”, es decir que los 2.500 trabajadores de esta área que integran el poder judicial concurrirán a sus lugares de trabajo pero, por un día, no firmarían ninguna resolución, pericia, notificación, informe o nota.

El año pasado, desde la Comisión Provincial de Peritos de la AJB se decidió la quita de firma y si bien la medida tuvo impacto, no provocó que la Corte se sentara a discutir el tema de la bonificación por bloqueo.

El secretario agregó que además de ese reclamo, existe también un pedido por las condiciones de trabajo. “Hicimos encuesta de salud laboral y nos dio niveles altísimos de enfermedades propias de peritos, como el Síndorme de Burnout (un tipo de estrés laboral y agotamiento físico, emocional o mental), y Sindorme Vicario, (una modalidad específica de psicotraumatización y estrés que le ocurre a los terapeutas de traumas y duelos).

“La mayoría trabaja con víctimas de violencia de género, muchos son trabajadores sociales y psicólogos que atienden un promedio de 11 casos por día, y el efecto son síntomas relacionados con no poder desprenderse de la situación que plantea la víctima”, dijo el dirigente, quien remarcó que el pedido, en este caso es para que se sume más personal.

“Necesitamos que sean más para que exista la rotación y no atiendan siempre los mismos los casos más sensibles”, agregó.