PETROLEROS PIDEN FRENAR TELEGRAMAS DE DESPIDOS PARA SOSTENER LA PAZ SOCIAL EN LA PATAGONIA

Los dos principales sindicatos de trabajadores petroleros le pidieron al Gobierno que medie con las empresas para frenar los telegramas de despidos en la Patagonia, como condición para reasegurar la paz social.

El pedido fue expresado a los ministros de Trabajo, Claudio Moroni, y de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, por parte del líder de Petroleros Privados, Guillermo Pereyra, y su par de Jerárquicos, Manuel Arévalo.

Fue un primer encuentro en el que se puso la situación sobre la mesa, después de que la productividad en el megayacimiento no convencional de Vaca Muerta cayera con fuerza en el último cuatrimestre del año pasado por el congelamiento de precios de los combustibles.

Ahora, uno de los objetivos de la gestión de Alberto Fernández es mantener congelados los precios por varios meses (podría ser hasta abril) para propiciar una desaceleración mayor de la inflación, lo cual genera preocupación a Pereyra y Arévalo, quienes temen despidos.

En la mesa también hubo representantes de las cámaras de Empresas Productoras de Hidrocarburos (CEPH) y de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales (Ceope), quienes pidieron plazo hasta el miércoles para que las compañías puedan unificar una posición y dar la respuesta.

Desde septiembre hasta diciembre, unos 1.847 trabajadores recibieron telegramas de despido o fueron cesanteados en sus puestos, pero todo quedó en suspenso debido al dictado de una conciliación obligatoria.

Para intentar llegar a un acuerdo tripartito entre los sindicatos, las empresas y el Gobierno, mañana habrá un nuevo encuentro a las 17:00, dado que el objetivo de las partes es asegurar la paz social para que no continúe el declive de la producción.

Pereyra solicitó a las empresas que den señales no sólo para evitar los despidos (ante el parate de la actividad), sino en la reactivación del sector shale para que se retome el sendero de la producción y el trabajo.

Independientemente de la respuesta de las compañías, los petroleros que conducen Pereyra y Arévalo realizarán el jueves una asamblea en la capital neuquina con trabajadores de las tres provincias: se espera la presencia de unos 20.000 operar