PRESENTARON NORMATIVA BONAERENSE PARA EL USO AGRONÓMICO DE LOS EFLUENTES DE TAMBO

La presentación del proyecto de normativa para el uso agronómico de los efluentes de los tambos de la provincia de Buenos Aires tuvo lugar en el casco Santa Rosa del Parque Pereyra Iraola y marcó un hito en la lechería bonaerense.

Con la presencia del ministro de Agroindustria bonaerense, Leonardo Sarquís, y del presidente de la Autoridad del Agua, Pablo Rodrigué se realizó el encuentro.

Este proyecto surgió a partir de un convenio firmado en junio de 2015 entre el ex Ministerio de Asuntos Agrarios, la Autoridad del Agua y entidades de la producción y la industria que integran la Mesa lechera provincial.

Estaba orientado a generar una mesa técnica que debía estudiar la problemática de los efluentes de los tambos y recomendar una solución bajo el concepto del uso agronómico de los purines.

Luego de casi tres años de trabajo coordinado por la Dirección Provincial de Lechería, la mesa técnica integrada por profesionales de la Autoridad del Agua, Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA), Universidad de Buenos Aires, Aprocal y referentes de la Mesa lechera provincial, arribó a una serie de conclusiones.

Las ideas permitieron el dictado de la normativa que establece las condiciones para el uso agronómico y la redacción de la Guía de Buenas Prácticas para la Gestión de Purines (residuos de origen orgánico) en Tambo.

De esta manera, la provincia de Buenos Aires pone a disposición de los productores tamberos una herramienta destinada a promover y ordenar el uso de los purines que provienen de los tambos como fertilizante orgánico apto para reponer nutrientes de los suelos.

Al referirse a la importancia del proyecto, el ministro Sarquís destacó el hecho de que “a través de un trabajo mancomunado entre los organismos públicos provinciales y la cadena láctea, apoyado por un grupo de profesionales expertos en la materia, se haya logrado generar las condiciones para la reutilización de los purines que se concentran en las instalaciones de ordeñe y corrales de los tambos”.

“Teniendo como premisas fundamentales la preservación del medio ambiente y la conservación de la fertilidad del suelo”, agregó.

También señaló que “este camino que se inicia a partir de ahora coloca a nuestra lechería a la par de las lecherías de otros países avanzados en la materia, que vienen trabajando desde hace tiempo en la gestión de los purines de tambo en el marco de un fuerte compromiso con el cuidado del ambiente y del recurso agua”.