«Que se enseñe que el patriarcado nos mata a todas», dijeron en la Plaza de Mayo

A dos años de la primera marcha contra la violencia de género Ni Una Menos, mujeres, hombres, familias, organizaciones e instituciones marcharon hacia Plaza de Mayo para decir “Ni una menos”.

El color violeta reflejado en cintas, banderas, pañuelos y vestimentas fue el distintivo de esta nueva movilización.

Miles de personas llegaron caída la tarde de sábado para formar parte de este reclamo social y Télam habló con algunos de los participantes:

Antonella – Colectiva REA
«Contrariamente a lo que se intenta instalar diciendo que desde la primera marcha de Ni Una Menos es casi provocadora de los femicidios, creo que el hecho de que las mujeres salgan organizadas a la calle y se visibilice este reclamo ha ayudado muchísimo».

«Desde lo personal considero que hay dos puntos que podrían frenar con tanta violencia, en primer lugar con políticas públicas verdaderas y segundo, que la educación sexual integral sea una ley que se cumpla y se eduque a niños y niñas en igualdad respetando su identidad y se les enseñe que el patriarcado nos mata a todos, hombres y mujeres».

Adriana – Payasos de Hospital “Emergencia de Sonrisas” (Mendoza)
«Venimos de una ciudad donde lamentablemente tenemos muchos casos de violencia de género y femicidios. Son hechos aberrantes que en este último tiempo fueron creciendo y no queremos que vuelva a pasar. No sé porque hay tanta violencia cuando hay tanto amor para dar».

«Queremos demostrar que ya no somos el sexo débil, todo lo contrario, somos fuertes. Llevamos muchas cargas y las soportamos, queremos que nos valoren más».

Alejandra – Payasos de Hospital “Emergencia de Sonrisas” (Mendoza)
«Creo que no se ha avanzado en absoluto, la sociedad está pidiendo ayuda y no nos sentimos acompañadas desde las instituciones, nos sentimos vulnerables. Necesitamos urgente el compromiso de los que pueden hacer que esto cambie».

«En nuestro caso, que trabajamos en hospitales y merenderos, vemos casos de niños y niñas que se quedan sin madre y totalmente desprotegidos, es muy importante el compromiso de la sociedad pero también el de las autoridades».

Sarah – Hermana de Suhene Carvalhaes Muñoz víctima de femicidio
«La policía no escuchó a mi hermana cuando denunció a su pareja, él siempre estuvo en libertad y camina tranquilo por las calles. Vamos a ir a juicio oral y esperamos que se haga justicia por mi hermana».

«Las instituciones tienen que escuchar a la mujer, que no pase como con mi hermana. Estamos desamparadas en todos lados y necesitamos sentirnos protegidas».

«Mi hermana tuvo mucho miedo, pero hoy cuando veo esta plaza llena quiero decirles a todas que no teman y que denuncien, nosotras vamos a estar ahí».

Adela y Liliana
«Cuando yo era chica pasaban estas cosas pero estoy segura que hoy es mucho más grave la situación. La falta de educación y educación sexual incide en todo lo que vemos, y el odio por el lugar que tiene la mujer en la actualidad también es terrible».

«Creo que esta problemática pasó siempre, pero a lo largo de los años se fue visibilizando. Antes se escuchaba decir ‘ese hombre tiene carácter fuerte’ y era hasta como un elogio. Ahora sabemos que no es así, que ese carácter fuerte puede ser violencia y terminar en tragedia».

«Que hoy haya tantos hombres en esta marcha nos da esperanza para pensar que las cosas pueden cambiar y que estamos acompañadas. Necesitamos que el estado esté presente».

y porque también me uno a este reclamo de las mujeres y de los hombres, de toda la sociedad más allá de cada sexo. No puede ser que un día salgan y no sepamos si van a volver o si un tipo las va a violar o un marido las va a matar, no podemos vivir más así».

«Espero que esto cambie urgente y puedan trabajar, caminar por la calle, expresarse y vivir tranquilas y sin miedo».