REFINERÍAS DE BIOCOMBUSTIBLES SUSPENDIERON A 600 TRABAJADORES EN BAHÍA BLANCA

Las refinerías de biocombustibles del partido bonaerense de Bahía Blanca paralizaron sus actividades y suspendieron a unos 600 trabajadores debido a que no tienen precios con margen de rentabilidad para operar.

Los trabajadores del sector de biocombustible se encuentran suspendidos desde el 1 de agosto dado que las plantas están paradas, sin producir.

Los precios del sector no se actualizan desde diciembre de 2019, lo que provocó una situación que tanto para las empresas como para el gremio es «insostenible».

Esto es porque el precio del producto final es más barato que el precio de la materia prima, lo que directamente impide que las empresas sigan operando, explicaron fuentes del sector. .

Desde la Federación Argentina Sindical de Petróleo, Gas y Biocombustibles de Bahía Blanca han realizado presentaciones al ministerio de Trabajo bonaerense.

En esas presentaciones la Federación rechazó «las suspensiones de más de 600 trabajadores» y pidió una mesa de trabajo en la que participe la Secretaría de Energía de Nación y el ministerio de Producción bonaerense.

Desde la Federación señalaron que «hay una enorme preocupación» por parte de las refinerías, las cuales no están pudiendo comprar petróleo al precio de exportación.

«El petróleo en el mundo es más barato que el que se adquiere en Argentina: su valor de exportación está por debajo del barril criollo, y hace que las empresas exportadoras no tributen retenciones ni regalías, por lo tanto, es más rentable exportar que producir para el consumo nacional», dijo la Federación.

Y señaló que refinerías como Raizen y Trafigura deben comprar al valor del barril criollo, pagando regalías y retenciones, a un precio más caro por los valores congelados desde el 2019.

«Hay un anuncio de Trafigura de dejar de producir y comprar petróleo, por lo que configura un panorama muy incierto, tanto para las empresas como para los trabajadores», indicó la Federación.

Gabriel Matarazzo, secretario general de la Federación en Bahía Blanca, dijo que el sector laboral esta «muy preocupado» con la situación de las refinerías de la ciudad bonaerense.

«Los trabajadores no aguantan más, y con las fábricas paradas es imposible encontrar un camino para el desarrollo y bienestar de la sociedad», dijo.