Renunció el director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanc

El director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca, Gary Cohn, anunció su renuncia al cargo, en medio del debate que se generó en el entorno del presidente Donald Trump sobre las sanciones y barreras arancelarias a la importación de acero y aluminio anunciadas la semana pasada.

Las agencias EFE y DPA informaron, al citar medios estadounidenses, que Cohn comunicó su renuncia mediante una nota en la que destacó el “honor” de haber servido a su país en “promulgar políticas económicas favorables al crecimiento para beneficio del pueblo estadounidense, en particular la aprobación de una reforma fiscal histórica”.

Medios locales atribuyeron la renuncia, que se efectivizará en las próximas semanas, a desacuerdos sobre políticas comerciales, en particular al reciente anuncio del presidente Trump sobre las importaciones de acero y aluminio, medida con la cual la prensa local asegura que estaba en desacuerdo.

“Ha sido un honor servir a mi país y promulgar políticas económicas favorables al crecimiento para beneficio del pueblo estadounidense, en particular la aprobación de una reforma fiscal histórica. Estoy agradecido con el presidente por darme esta oportunidad y le deseo a él y a la administración una gran éxito en el futuro”, dijo el reconocido banquero de Wall Street.

El mandatario estadounidense, por su parte, agradeció al asesor por su trabajo mediante un comunicado difundido durante la jornada a la prensa
“Gary ha sido mi principal asesor económico e hizo un excelente trabajo al impulsar nuestra agenda, ayudando a realizar recortes tributarios históricos y desatando la economía estadounidense una vez más. Es un talento único y le agradezco su dedicado servicio al pueblo estadounidense”, dijo Trump en el escrito.

El anuncio se da en el contexto de un debate sobre los aranceles sobre acero y aluminio que quiere imponer Trump y que podrían afectar duramente a Canadá y México, que son -respectivamente- el primero y cuarto proveedores de acero de Estados Unidos, así como también a Brasil y la Argentina, los mayores productores regionales.

En particular, la Cámara Argentina del Acero manifestó la semana pasada su preocupación por el arancel del 25% que Estados Unidos aplicará a las importaciones de cualquier origen.

La Argentina despachó en 2017 al mercado de Estados Unidos más de 200.000 toneladas de tubos de acero sin costura, producto de alto valor agregado para la industria del petróleo, los cuales podrían verse fuertemente afectados por la medida anunciada.

Medios de Estados Unidos informaron que Cohn no estaba de acuerdo con la decisión de imponer aranceles sobre estos productos, por considerar que las represalias por parte de los afectados podrían afectar seriamente las industrias estadounidenses del sector.

Pero Trump advirtió que este impacto sobre sus vecinos podría evitarse si se llega a un acuerdo con ellos en torno al Nafta, el mayor acuerdo comercial del mundo que entró en vigor en 1994 y desde entonces ha multiplicado por cuatro el intercambio comercial entre los tres socios -Estados Unidos, México y Canadá-, hasta los 1,1 billones de dólares.

Su renegociación fue una imposición de Trump a sus socios bajo la amenaza de retirar a Estados Unidos de un tratado que considera “el peor acuerdo firmado jamás” por su país.