Salvini abrió hoy la posibilidad de bajarse de la carrera por ser el próximo primer ministro de Italia

El líder de la xenófoba Liga Norte, Matteo Salvini, abrió hoy la posibilidad de bajarse de la carrera por ser el próximo primer ministro de Italia y, en una crítica al líder del Movimiento Cinco Estrellas (M5E), planteó: “No soy como Luigi Di Maio que dice ‘o gobierno yo o no gobierna nadie'”.

“Si hubiese alguno que suscribe un programa que yo comparto, ¿por qué no aceptarlo?”, planteó Salvini hoy al ser consultado sobre la chance de que la alianza derechista que ganó las elecciones y el M5E, el partido más votado individualmente, encuentren a una figura de consenso para dar vida a un nuevo Ejecutivo.

“Yo no soy Di Mio que dice ‘gobierno yo o no gobierna nadie'”, atacó Salvini en declaraciones a la cadena Telemolise, en referencia al dirigente de 31 años que insiste en liderar un nuevo gobierno como única posibilidad.

Las declaraciones de Salvini se dan luego de que el presidente Sergio Mattarella haya encabezado sin éxito dos rondas de consultas políticas para tratar de formar un gobierno luego de las elecciones del 4 de marzo.

El viernes pasado, Mattarella aseguró que se tomaría “unos días” antes de anunciar su próximo paso, que según los diarios La Repubblica y La Stampa podrían anunciarse mañana con la convocatoria a alguna figura institucional.

De acuerdo a la prensa italiana, Mattarella decidiría entre jueves y viernes dar un “preencargo” o un “mandato exploratorio” para tratar de formar una mayoría en el Parlamento a la presidenta del Senado María Elisabetta Alberto Castellati, de la derechista Fuerza Italia, o al titular de Diputados, Roberto Fico, del M5E.

Desde el día posterior a las elecciones, el Cinco Estrellas busca romper la coalición de derecha, ya que plantea su “rechazo” a la Fuerza Italia de Silvio Berlusconi por considerar que “representa el pasado y no el gobierno del cambio”.

Salvini, de 45 años, ratificó hoy que se mantiene “leal” al tres veces premier y que no romperá la alianza.

Ayer, el líder de la derecha había rechazado la propuesta del oficialismo saliente del Partido Democrático de formar un “gobierno de unidad” entre todas las fuerzas para reformar la ley electoral vigente y convocar a nuevas elecciones.