Sobre la desregulación de las tarifas de pasajes aéreos

El titular de la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), Edgardo Llano, dialogó con Radio Gráfica sobre el anuncio del gobierno nacional que desregulará las tarifas de los pasajes de avión, lo que impactará en la línea de bandera. En comunicación con el periodista Lucas Molinari, Llano sentenció: “Es la crónica de una muerte anunciada para Aerolíneas Argentinas”.

Lucas Molinari: Estamos con la información, que estuvo en la tapa del diario Clarín, ’sin precios mínimos en los pasajes aéreos. Algunos podrían bajar hasta el 70%’. Una medida del gobierno que el ministro de Transporte (Guillermo Javier) Dietrich comunicó y que claramente beneficia a las aerolíneas de bajo costo y a las llamadas ’low cost’. Saludamos a Edgardo Llano, titular de APA, la Asociación del Personal Aeronáutico, uno de los sindicatos de las aerolíneas que también hay que decir que están en unidad, ¿no? El conjunto de los sindicatos dando la pelea, en la defensa de la soberanía nacional y de la línea de bandera.

Edgardo Llano: Estamos todos los sindicatos trabajando juntos en defensa de la aerolínea de bandera. Casualmente esto que está pasando con el anuncio del gobierno, nosotros lo venimos denunciando desde el inicio de esta gestión. La desregulación de tarifas significa la desaparición prácticamente de Aerolíneas Argentinas como línea aérea de bandera y es el crecimiento de las empresas de bajo costo, que es el empeño que tiene el gobierno. Todo vale para este gobierno en este sentido y en este momento en que las empresas no se podrían sostener por el precio del combustible, desregular, cuando los insumos de las empresas son en dólares, es la crónica de una muerte anunciada para Aerolíneas Argentinas.

L. M.: Clarín publicó diferente precios. También están los micros que hace tiempo venían protestando hace tiempo. En el caso de los micros es otro negocio que también habría que discutirlo pero el eje habría que ponerlo, como decías, en Aerolíneas Argentinas, una aerolínea de bandera que se ha logrado jerarquizar en la última década después de su desguace en los 90, y ahora parecería que volvemos, decías que a una crónica de una muerte anunciada pero diferente, no es la privatización sino el vaciamiento por una competencia desleal.

E. Ll.: Lo mismo se está haciendo con el transporte terrestre. Esto significa la desaparición de miles de puestos de trabajo de los compañeros de micro de media y larga distancia, porque al salir más barato volar en avión que en micro, van a ser miles de puestos de trabajo que se van a perder. La práctica desleal es lo que hace poner en riesgo a toda la industria nacional, y lo que va a suceder es que vengan nuevas empresas, porque el tema de la desregulación funciona igual en todo el mundo. Vienen empresas que tienen excedente de aviones. Como el gobierno actual permite que cualquiera pueda venir a volar, vuelan tres o cuatro meses a precio irrisorio, en estas condiciones el resto no puede competir y entran a desaparecer. Aerolíneas no puede vender pasajes a 300 pesos con la estructura que tiene montada. Con los aviones inmensos, con los simuladores, con la cantidad de personal, 75 aviones a 300 pesos por ruta, es imposible de sobrevivir, y las aerolíneas de bajo costo instalan su bajo precio y ponen luego la tarifa que quieren.

L. M.: Lo que ya se está anunciando y es una especie de publicidad de Clarín: el pasaje de micro a Córdoba es de 950 pesos, mientras que la ’low cost’, 697.

E. Ll.: La publicidad de Clarín es muy clara. Clarín está siendo muy claro. Esas tarifas baratas implican la pérdida de Aerolíneas y la pérdida para los trabajadores de sus puestos de trabajo.

L. M.: Qué zanahoria, ¿no? Porque a nivel popular termina siendo algo que mucha gente lo va a ver bien, ¿no?

E. Ll.: Obviamente el país necesita que haya tarifas baratas, y también necesita que haya salarios adecuados para pagar esas tarifas. No sirve de nada tener tarifas más baratas si la gente no puede comprar. Por más que sea barato va a ser imposible. Hace dos semanas se produjo una baja muy importante en las ventas de todas las aerolíneas. El aumento del combustible hizo que comenzaran a entrar en crisis las más pequeñas, y obviamente lo barato sale caro. Si volar barato va a significar volar en Flybondi, yo, como pasajero pasaría por una iglesia todos los días porque hay serios riesgos de accidentes porque no cumple las condiciones mínimas. Hay involucrada gente del gabinete en esa empresa y se le está dando oxígeno por todos lados. Nosotros decimos que hay que golpear al chancho para que salte el dueño. En estas condiciones con el valor del combustible, con el valor del dólar como está, Flybondi no podría tener continuidad en este momento.

L. M.: Ese es un dato no menor. Ustedes han hecho como sindicatos la denuncia en la Justicia. Porque cuando hablamos de las ’low cost’ hablamos de los funcionarios. Quizá el que está orquestando todo este negocio se llama (Gustavo) Lopetegui, el ex Ceo de LAN, ¿es así?

E. Ll.: Exactamente. Lopetegui, ex ceo de LAN es quien maneja toda la política comercial, incluso por arriba de Dietrich y lo más grave es que el socio de él, Mario Quintana en una empresa, es el socio del señor Guzmán, quien es uno de los dueños de Flybondi. El Sr. Guzmán es dueño de Pegasus, la empresa que tiene Farmacity. Quintana había dicho que no era de él y ahora tuvo que reconocer que la sigue controlando, con lo cual sigue siendo dueño de Farmacity, de Pegasus y son ambos dueños de Flybondi. Es obvio que con el acompañamiento de toda la política del gobierno, pero es una empresa con serios riesgos. El agravante que tenemos es que esa empresa está armando un sindicato paralelo para los trabajadores de Flybondi, porque no quiere negociar con nosotros y estarían armando un sindicato “amarillo”, como los llamamos nosotros, armado con los estatutos de la propia empresa y sus abogados, por lo cual es más grave ya que cuenta con el aval del Ministerio de Trabajo de (Jorge) Triaca.

L. M.: Qué locura. A ver, para darles un detalle a los oyentes de cómo funcionan los sindicatos que son muy fuertes en el sector aeronáutico, danos un panorama para entender. Están los pilotos representados por APLA (Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas) y ustedes que son APA y representan a todos los trabajadores de los aeropuertos, ¿no?

E. Ll.: APA, nuestro sindicato representa a todo el personal de tierra, no de mantenimiento y de todas las líneas nacionales, privadas, varias internacionales. Trabajadores de rampa, de check-in, de ventas, de reservas, de freeshop, a los concesionarios de Aeropuerto 2000, la fábrica de aviones de Córdoba, los aeroclubes y talleres de todo el país. APA tiene 10000 afiliados de 12000 trabajadores en todo el país. Muchos de esos 2000 que no están afiliados, son de pequeños pueblos del interior, de aeroclubes, donde hay uno o dos trabajadores y se hace muy difícil llegar, porque están alejados de las grandes capitales, pero el grueso de los trabajadores está afiliado, como en cada uno de los gremios. Ante medidas tomadas por el gobierno somos los más perjudicados, porque tenemos los salarios más bajos.

L. M.: ¿Qué pasa con los aeropuertos, por ejemplo el de Palomar? Sabemos que están queriendo abrir otros.

E. Ll.: El tema del Aeropuerto de El Palomar, es una más de las barbaridades del gobierno actual. El Estado se asoció con un privado. Le construyó un aeropuerto a Flybondi, cuando la propuesta era que Flybondi construyera un aeropuerto. El Estado hizo la toda la inversión. Con la primera tormenta se voló medio aeropuerto en El Palomar y eso es grave. Todos los años quitan subsidios a la aerolínea de bandera y en este caso se subsidia a un operador privado extranjero. Hay un agravante con el tema de los subsidios. El tema de la desregulación de las tarifas viola la Ley de Expropiación de Aerolíneas Argentinas del año 2008. La ley dice que se debe proteger esta aerolínea por sobre todas las cosas como aerolínea de bandera, ya que cumple un rol no sólo volar a determinados destinos, que puede ser rentable o no, sino que tiene el rol social de integrar al país. De esta manera no se protege la aerolínea de bandera y además están incumpliendo claramente la ley de expropiación para exponerla a su desaparición.

L. M.: Con todo este panorama, ¿están reuniéndose? Porque por un lado está el tema paritario, que es el tema urgente, pero esto es lo estratégico. Además con el sindicato paralelo que quieren armar, este sindicato amarillo. ¿Cómo están discutiendo los gremios aeronáuticos la situación actual?

E. Ll.: Ante esta situación nos reuniremos todos los gremios aeronáuticos, por varios temas, y se agrega la cuestión de las tarifas. Seguramente tomaremos resoluciones para ver cómo vamos a continuar ya que la situación es insostenible y la política del gobierno hace que la actividad no sea estable y va a traer consecuencias en el trabajo. También hay rumores respecto a los ajustes requeridos por el Fondo Monetario Internacional haciendo mención a varias empresas del Estado que deberían disminuir su personal, y obviamente está Aerolíneas con 1000 personas, Intercargo con 200, pero no es oficial. Por supuesto que sabiendo que está el Fondo en la Argentina hay que estar preparado para todo.

L. M.: Decías que antes de subirte a Flybondi había que ir a la iglesia a rezar. El tema de la seguridad aeroportuaria es un tema grave. Lo de Chapecoense está muy cerquita pero también tenemos casos aquí en la Argentina que quedan totalmente invisibilizados o dicen que fue una excepción. ¿Qué le dirías al oyente?

E. Ll.: Respecto al tema de la seguridad, decimos que la seguridad aérea está en manos del más irresponsable de todos los funcionarios del gobierno. Tomás Insausti, administrador de la ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil), que es la máxima autoridad de aviación civil, fue denunciado hace un mes por el sindicato de pilotos. Este señor es piloto y está sumando horas de vuelo. Usó un avión del Estado para sumar horas de vuelo, que ya es grave, pero lo más grave es que ese avión estaba dado de baja por fallas graves de estructura y no podía volar. Salió a volar con un avión dado de baja, con un avión del Estado con un instructor ex piloto de Austral. Voló un avión con estructura dañada la máxima autoridad de aviación, imaginen lo que queda para el resto de la actividad. Lo que se le permita a una empresa como Flybondi, como ya se ha demostrado. Flybondi tiene vuelos de 40 minutos o 50, y tiene 5 o 6 horas de vuelo todos los días por vuelo. Esto lo permite la autoridad de aplicación. Nosotros creemos que está en riesgo la seguridad operacional. Los controladores mismos lo pueden decir. Las torres de control están mal equipadas en la mayoría de los aeropuertos y las interferencias en los sistemas de comunicaciones de Aeroparque, por ejemplo, pueden dar lugar a accidentes graves. Por las interferencias los pilotos no tienen buena comunicación, los torreros no tienen los elementos para poder trabajar. La seguridad es un serio riesgo, cuando debe ser el foco de atención del Estado. La seguridad es lo primordial para que pueda haber un buen servicio.

Fuente: Radio Gráfica