SOMU quiere normalizar la obra social desde la semana que viene

El secretario adjunto del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), Daniel Mereles, sostuvo que terminada la intervención judicial dispuesta hace casi dos años, iniciarán la “normalización” de la obra social, proceso que esperan esté terminado la semana que viene.

“Ahora que está terminada la intervención judicial dispuesta hace casi dos años, vamos por la normalización de la obra social, que esperamos se concrete la semana que viene”, dijo Mereles en declaraciones a Télam.

Agregó que a partir de ahora “debe reunirse el secretariado nacional del SOMU y elegir a los cinco miembros del directorio de la obra social, quienes probablemente asuman la semana que viene”.

En otro orden de temas, Mereles negó que “haya internas en la conducción”, aunque admitió que “pueden existir diferencias como en todo grupo humano”.

“Los integrantes del secretariado nacional elector apoyan la conducción del titular del SOMU, Raúl Durdos”, dijo.

Consultado si no surgirán inconvenientes porque tanto Durdos como él forman parte de un alianza entre dos agrupaciones, el número dos del SOMU precisó que “las resoluciones gremiales y políticas se tomarán por consenso y mayoría del secretariado nacional”.

Sobre si el SOMU se va a integrar a la CGT, Mereles sostuvo que siempre formaron parte de la central obrera y cuando llegue el momento de su reestructuración reclamarán su lugar.

Durdos y Mereles integraron la fórmula ganadora en los comicios con boleta electrónica que propició la intervención a cargos de los funcionarios Alfredo Bertonoasco, Roberto Porcel y Silvio Torres.

El SOMU y su obra social fueron intervenidas por denuncias de irregularidades en contra de su titular -hoy detenido- Omar Suárez, por el juez federal Rodolfo Canicoba Corral, y su primera interventora fue la actual senadora nacional, Gladys González.

El magistrado levantó ayer la intervención judicial al sindicato de obreros marítimos y les entregó una certificacón provisoria de autoridades por 90 días, mientras analiza una impugnacion presentada por un ex dirigente.