Timerman negó su participación en Alepo y sostuvo que “a Estados Unidos y a Israel les conviene que la causa no avance”

“Cuatro años pasaron… ¿Pueden decirme en qué avanzó la causa? Lo único que avanza es mi cáncer y esa es una gran frustración”, señaló Timerman al hacer su descargo en el marco del juicio oral en el que está acusado junto a la ex presidenta Cristina Kirchner por presunto encubrimiento de Irán en la investigación del atentado a la mutual judía.

Luego de una falla en la videoconferencia pautada para este viernes a la mañana, los jueces del Tribunal Oral Federal 8 Gabriela López Iñíguez y José Michilini finalmente se presentaron en el domicilio de Timerman, quien a pesar de las dificultades técnicas del audio contestó todas las preguntas del representante del Ministerio Público Marcelo Colombo.

“¿A quién le conviene que en cuatro años estemos en silencio? No hay nadie que siquiera reemplace a (Alberto) Nisman. ¿A quién le conviene esto? Es muy difícil. Yo creo que hay alguien que está frenando esto y no es iraní. Sé que a Estados Unidos y a Israel les conviene que la causa no avance”, afirmó el ex canciller.

Negó también la supuesta reunión en Alepo, aunque sí dijo que mantuvo un encuentro con el presidente sirio fuera de ese ámbito.

“No recuerdo mucho el año que comenzaron las conversaciones por el Memorándum con Irán”, indicó Timerman, pero mencionó que la primera reunión que solicitaron los iraníes fue en Isla Margarita, Venezuela, en oportunidad de una cumbre de países no alineados.

El ex funcionario explicó que “Irán negoció con la Argentina porque necesitaba mostrarle al mundo que podía negociar con un país extranjero” y “no porque le interesara” resolver la cuestión AMIA.

Según explicó, los iraníes dijeron que “revisaron el expediente y no encontraron una sola prueba que diga que fueron” responsables del atentado a la AMIA y aclaró: “Si la Justicia argentina dice que son culpables, son culpables para nosotros”.

“Se nos ocurrió hacer soberanía argentina en territorio iraní, porque Irán no extradita ciudadanos y porque Argentina no hace juicios en ausencia”, agregó respecto a la propuesta acordada para interrogar en Teherán a los iraníes acusados, que finalmente fue declarada inconstitucional.

Además, explicó que no se había comunicado de manera íntegra de las negociaciones a la Justicia, la cual paralelamente investigaba la responsabilidad de Irán en el atentado, porque – sostuvo- “era un acuerdo político, no judicial”.

“Los iraníes no querían que nada se haga público, nosotros pensamos que algo se tenía que decir. El parámetro era que no queríamos parar las negociaciones si se hacía público o no”, acotó.

“Yo no hice nada que interfiera con la Justicia”, insistió Timerman, al explicar por qué había enviado una carta a Interpol poniéndolo al tanto de la negociación por el Memorándum de Entendimiento entre Argentina e Irán.

El fiscal Colombo preguntó entonces “¿por qué salir a a explicar algo que creía claro?”, a lo que Timerman afirmó: “Yo no vivo sólo en este país y había gente que tenía que entender lo que estábamos haciendo. Si yo decía que las alertas rojas no iban a caer muchos podían pensar que sí podían”.

Incluso el ex canciller dijo que la AMIA y DAIA a los pocos días del anuncio del Memorándum salieron a festejar el acuerdo porque -dijo- tenían la “garantía” suya y de Interpol de que “las alertas rojas no iban a caer”.

“Todo esto es una gran persecución. A mí no me encontraron nunca nada y sin embargo al que sí le encuentran está muerto. No lo acusan de peculado y a mí, que nunca me encontraron nada, por defalco”, disparó el ex funcionario haciendo referencia al fallecido fiscal Nisman y también a una causa por lavado de dinero hacia su familia por una cuenta con dinero en Estados Unidos.

En su declaración, Timerman también dijo no saber quiénes eran Allan Bogado o Fernando Esteche, otros de los imputados en la causa, y que tampoco tenía conocimiento de las escuchas telefónicas donde hablan en torno a la negociación con Irán.

Además, señaló que incluso “parecería” en esas conversaciones que “gente como (Luis) D´Elía se hacen los influyentes” y aclaró que “jamás le pidieron un acuerdo comercial” a la par de la firma del Memorándum: “Ellos trataron de aprovechar una situación”, concluyó.

A raíz de su delicado estado de salud, Timerman declaró este viernes en una audiencia anticipada del juicio oral que deberá afrontar a fin de año junto con Cristina Kirchner, acusados de encubrir a los iraníes que volaron la AMIA.

Inicialmente, el ex canciller iba a declarar por videoconferencia, aunque por problemas técnicos de audio los jueces finalmente decidieron presentarse en su domicilio y la indagatoria se transmitió en vivo a través del Centro de Información Judicial (CIJ).

La audiencia había sido fijada por pedido de Timerman y haciendo uso de un artículo del Código Procesal Penal que permite la indagatoria de forma anticipada al comienzo del juicio por problemas de salud, a raíz del avance del cáncer.

En la sala de audiencias siguieron el descargo los abogados de todos los imputados, entre ellos de la ex presidenta; del ex secretario de Legal y Técnica Carlos Zannini; y del ex titular de la Agencia Federal de Inteligencia Oscar Parrilli; entre otros.

La causa se originó el 14 de enero de 2015 tras la denuncia realizada por el fiscal Nisman -cuatro días antes de aparecer muerto en su departamento de Puerto Madero- por presunto encubrimiento de Irán en la investigación del atentado a la AMIA.

En dos oportunidades la acusación fue desestimada por el juez federal Daniel Rafecas, finalmente apartado del caso, y luego impulsada por su par Ariel Lijo, aunque finalmente recaló en Claudio Bonadio por un expediente conexo que este tenía por supuesta traición a la Patria por la firma del Memorándun con Irán.