Torra anunció hoy que rompe relaciones con la casa real española

El presidente regional de Cataluña, el independentista Quim Torra, anunció hoy que rompe relaciones con la casa real española, horas antes de coincidir con el rey Felipe VI en la inauguración de los Juegos Mediterráneos, en la ciudad catalana de Tarragona.

El anuncio del líder secesionista se produce después de que el monarca no respondió a una misiva que le envió en la que pedía un encuentro para “dialogar” sobre Cataluña, aprovechando su visita a la norteña región, cuyo gobierno mantiene el desafió secesionista.

“En Cataluña mandan los catalanes y, porque es nuestra casa, no nos ahuyentarán”, dijo Torra en una declaración institucional, con la que confirmó que acudirá a la inauguración de los Juegos Mediterráneos, después de que se especulara con la posibilidad de que plantara al monarca en el acto protocolar.

En la ceremonia también estará el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, con quien Torra coincidirá por primera vez desde que el líder socialista asumió en La Moncloa a raíz de la moción de censura contra el conservador Mariano Rajoy que contó con el respaldo de los secesionistas catalanes, entre otros.

No obstante, el político independentista dejó claro que su presencia en la inauguración tiene como objetivo “denunciar los abusos” y la “violencia” cometidos durante el referéndum del 1 de octubre del año pasado.

Torra remarcó que los Juegos Mediterráneos de Tarragona “fueron organizados y pagados por nuestro país”, de ahí que irá a la inauguración “por dignidad”.

“Hoy no iré a hacerme ninguna foto con el rey de España. No nos interesan fotografías con quienes avalan la represión”, dijo, antes de anunciar que su gobierno rompe relaciones protocolares con la Corona.

En ese sentido, el presidente regional catalán explicó que a partir de ahora ni él ni ningún miembro del gobierno catalán asistirá a ningún acto organizado por la Casa Real.

Asimismo, la Generalitat -Ejecutivo catalán- no invitará a ningún representante de la Corona a los actos que organice.

En un gesto simbólico, en su condición de jefe del Ejecutivo catalán, Torra también renuncia al cargo de vicepresidente de honor de la Fundación Princesa de Girona.

El presidente independentista argumentó que toma todas estas decisiones tras haber esperado “hasta el último momento” que el rey Felipe VI “reflexionara y pidiera perdón” por haber avalado la represión en torno al referéndum del 1 de octubre último.

“No hubo ni una palabra de consuelo o apoyo”, subrayó Torra, quien cree que el monarca está respaldando la “persecución” que sufren los independentistas catalanes en España.

Según denunció el presidente catalán, la actitud del rey Felipe VI demuestra que “40 años después del final del franquismo en Cataluña no hay normalidad y se sigue persiguiendo a la gente por su ideología”.

Esta semana, Torra reveló ante el parlamento regional que había enviado una carta al rey, que fue firmada también por los ex presidentes catalanes Artur Mas y Carles Puigdemont, en la que le solicitaba un encuentro para hablar sobre Cataluña.

En la carta, los políticos independentistas le reprocharon a Felipe VI haber “abierto una herida” con el discurso pronunciado el pasado 3 de octubre para condenar la celebración del referéndum ilegal que tuvo lugar dos días antes.

Aquel día, Felipe VI reclamó al Estado que asegurase el “orden constitucional” ante la “deslealtad inadmisible” de Puigdemont, y no dijo nada sobre la represión que sufrieron los votantes por parte de las fuerzas de seguridad, que intentaron impedir la celebración de la consulta.

La Casa Real no respondió al pedido de Torra, pero el presidente Pedro Sánchez, quien dijo tener intenciones de abrir un diálogo con Cataluña para descongelar las relaciones entre el Ejecutivo central y la región, puso fecha a una reunión con el líder secesionista en La Moncloa, el 9 de julio.

“El 1 de octubre ganó la República y el 27 de septiembre declaramos la independencia. Queremos que se respete la voluntad del pueblo de Cataluña, no somos súbditos”, reiteró hoy Torra, reafirmando su intención de llevará a la norteña región a la secesión.