Tribunal Supremo de Pakistán inhabilitó hoy de por vida para ejercer cargos políticos al ex primer ministro Nawaz Sharif

El Tribunal Supremo de Pakistán inhabilitó hoy de por vida para ejercer cargos políticos al ex primer ministro Nawaz Sharif, el político más popular del país, en la culminación de un resonante caso de corrupción y vínculos con empresas “offshore”.

La oposición basó sus acusaciones, entre otras pruebas, en documentos que habían salido a la luz en 2016 a raíz de la publicación de los Panama Papers sobre presunta evasión fiscal, que sacaron a luz la relación de hijos de Sharif con firmas offshore.

La sentencia recayó sobre Sharif pese a que él, personalmente, no aparece en la documentación publicada. Las acusaciones se referían a sus mandatos en los años 90.

Sharif, de 68 años, desempeñó tres mandatos como primer ministro. En julio de 2017 fue destituido después de que la oposición presentara acusaciones de lavado de dinero contra él y su familia.

La decisión del Tribunal Supremo, que fue anunciada por medio de un vocero en medio de fuertes medidas de seguridad, es un golpe para el partido de Sharif de cara a las elecciones parlamentarias que deben celebrarse entre el 25 de julio y el 5 de agosto próximos, reseñaron las agencias de noticias DPA y EFE.

La destitución de Sharif, el año pasado fue, recibida con escepticismo. Algunos vieron en ella una conspiración entre militares y jueces para quitar de por medio a Sharif, que sigue siendo el político más popular del país.

El político fue apartado del cargo según una norma islámica introducida en la Constitución en los años 80 por el dictador militar Zia ul-Haq, que dice que un líder debería ser una persona recta y devota.

Su partido condenó el veredicto, al que calificó de “broma y conspiración”.
“Esto no es lo que merece una persona votada por millones de personas”, dijo la ministra de Información, Maryam Aurangzeb.

La historia de Pakistán se ha visto afectada por frecuentes golpes de Estado, asesinatos y destituciones de líderes por el Ejército o el poder judicial.

A las elecciones podría presentar su candidatura un hermano del defenestrado ex primer ministro, Shabaz Sharif, quien gobierna la mayor provincia del país, Punjab.

Según los analistas, el fin de la carrera política de Sharif le da al Ejército aún más influencia para controlar el país desde las sombras.