Trump, acusó a los demócratas de usar como rehenes a los inmigrantes conocidos como “dreamers”

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusó hoy a los demócratas de usar como rehenes a los inmigrantes conocidos como “dreamers” y de no querer resolver su situación para poder utilizarla como herramienta de oposición a su gestión.

“(Sobre) nuestra situación migratoria, creo que tenemos una oportunidad. Los demócratas han desertado. No creo que quieran resolver el problema de DACA. Creo que quieren hablar de ello. Creo que quieren obstruir. Resistir. Todo lo que hacen es resistir”, dijo.

El mandatario hizo estos comentarios en los que se refirió al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés) en la madrugada, durante un encuentro del Comité Nacional Republicano en el Hotel Trump de Washington, según el grupo de periodistas que cubre la actividad de la Casa Blanca.

Más tarde, escribió un tuit en el que apuntó directamente al liderazgo demócrata en el Congreso.

“Los Demócratas simplemente no tienen vocación de resolver el DACA. Nancy Pelosi y Chuck Schumer tienen que moverse rápido o te decepcionarán de nuevo. Tenemos una gran oportunidad de hacer un trato o, ¡culpemos a los demócratas! El 5 de marzo se acerca rápidamente”, escribió Trump.

Hace meses que republicanos y demócratas negocian proyectos de ley para legalizar a cientos de miles de jóvenes inmigrantes que llegaron al país como menores y se quedaron a vivir sin residencia.

Hace un mes, la falta de acuerdo se tradujo en un cierre parcial del gobierno de Trump porque la oposición se negó a aprobar una nueva ley de presupuesto parcial.

En octubre pasado venció el último presupuesto federal promulgado por el ex presidente Barack Obama y, pese a tener mayoría oficialista en ambas cámaras del Congreso, Trump no consiguió aprobar su presupuesto para 2018.

Desde entonces, el gobierno se mantiene abierto en base a leyes parciales que garantizan los fondos necesarios por períodos de un mes o menos.

Hace un mes, la oposición demócrata aprobó la cuarta de estas leyes de presupuesto parciales y prometió que no volvería a hacerlo hasta que el oficialismo republicano no acepte una reforma migratoria que dé una respuesta a los “dreamers”, y a otros extranjeros que gozaban de protección especial, que Trump suspendió.

Pese a un creciente clima de tensión y polarización, el presidente hizo una propuesta en los últimos días: un camino a la ciudadanía para 1,8 millones de jóvenes inmigrantes a cambio de financiar la expansión del muro fronterizo con México que tanto prometió en campaña y el fin de la lotería mundial de visas.

En el proyecto Trump pide específicamente 25.000 millones de dólares para expandir el muro en la frontera del Sur y aumentar las deportaciones de inmigrantes que viven en el país ilegalmente. Además, pretende modificar el sistema legal de inmigración de forma que esta se reduzca drásticamente, por ejemplo, prohibiendo la figura de reagrupación familiar.

Las dos cámaras del Congreso deben aprobar una ley migratoria antes del jueves, cuando vence la última ley presupuestaria parcial. La oposición demócrata ya advirtió que sin acuerdo, volverá a cerrar el gobierno federal por falta de fondos.

La última vez que esto sucedió fue hace un mes y durante tres días -dos de ellos del fin de semana- 800.000 empleados federales debieron quedarse en sus casas, sin cobrar sueldo.