Trump y Abe se encuentran mañana para hablar sobre Corea del Norte

La cumbre entre Trump y Abe se celebrará en Mar-a-lago (Florida), se prolongará hasta el miércoles y será la segunda visita del líder conservador nipón a la residencia particular del magnate neoyorquino desde que éste llegó a la Casa Blanca en enero del año pasado.

Aunque ambos líderes han mantenido encuentros o conversaciones telefónicas en una veintena de ocasiones -lo que sitúa a Abe como el mandatario extranjero con contactos más frecuentes con Trump-, esta nueva cumbre llega en un momento complicado para las relaciones bilaterales desde el punto de vista japonés.

Abe, férreo defensor de la mano dura con Pyongyang en línea con la postura que venía aplicando Washington hasta iniciarse el proceso de distensión en la península de Corea, se vio sorprendido por la decisión de Trump de reunirse con el líder norcoreano, Kim-Jong un, para tratar la desnuclearización del aislado país asiático.

Las autoridades japonesas se han mostrado escépticas de un diálogo con el Norte, por lo que se mantuvieron al margen de los intensos movimientos diplomáticos desencadenados por el deshielo impulsado por el presidente surcoreano, Moon-Jae in, quien también tiene previsto reunirse con el líder supremo norcoreano el 27 de abril próximo.

Fuentes diplomáticas citadas por la prensa estadounidense informaron que Trump escuchará consejos de Abe sobre la posible reunión con Kim, además de abordar el comercio bilateral y en la región del Indo-Pacífico, y la actividad de Beijing en el Mar Meridional de China, lo que ha aumentado las tensiones en la región.

El protagonismo asumido por Seúl y Beijing en la ronda de contactos previos a las esperadas cumbres con Kim dejaron descolocado a Abe, señalaron fuentes diplomáticas citadas por la agencia de noticias EFE.

Tokio aspira a que en las cumbres con Kim se trate el asunto de los japoneses secuestrados por Corea del Norte, que lleva sin resolverse desde hace décadas, así como que Pyongyang se comprometa a detener sus ensayos con misiles de corto y medio alcance, con capacidad para alcanzar territorio nipón.

Además de coordinar sus posturas frente a Corea del Norte, se espera que ambos líderes traten la imposición de tarifas sobre las importaciones de acero y aluminio anunciada por el presidente estadounidense, y que entre otros países afectarían a Japón.

Estos nuevos aranceles suponen un obstáculo de cara a las negociaciones para un pacto bilateral de libre comercio que ambos países tienen previsto iniciar, tras el abandono de Estados Unidos del marco multilateral que suponía el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP).

Tokio mantiene la esperanza de convencer a Trump para que vuelva a adherirse a dicho pacto, y por el momento descarta volver a renegociar un TPP que ya fue ratificado por los 11 países restantes.

La semana pasada, Trump pidió a sus asesores que examinen la posibilidad de entrar de nuevo en el TPP con el objetivo de proteger a los agricultores y ganaderos estadounidenses ante los agresivos aranceles aplicados por China en respuesta a las medidas proteccionistas de Washington.