Tucumán: Los investigadores esperan las pericias para fijar posición sobre el caso del niño de 11 años

Los investigadores esperan los resultados de las pericias realizadas para fijar una posición judicial sobre la muerte del niño de 11 años que recibió un disparo en la cabeza en medio de una supuesta persecución policial y determinar si corresponde imputarle algún delito a los efectivos que participaron del caso.

En las próximas horas podría declarar un amigo de la víctima y se profundizarán la investigación sobre uno de los policías, ya que tendría antecedentes de haberse excedido en sus funciones en otras ocasiones, según revelaron fuentes de la investigación.

Como se trata de un menor de entre 13 y 14 años, que habría estado con Facundo cuando se produjo el incidente, al testigo se lo interrogará a través del sistema de Cámara Gesell.

La fiscal Adriana Giannoni no le imputó aún ningún delito a los dos policías ya que pretende tener todas las pruebas antes de definir si corresponde acusarlos.

Los resultados de las pericias servirían para confirmar la versión de los uniformados, pero resta conocer una que es fundamental: determinar a qué distancia se produjo el disparo mortal que recibió Facundo.

Por orden de Giannoni, las pericias y los trabajos de recolección de pruebas fueron realizados por el personal de Equipo de Investigaciones Fiscales (ECIF), dirigido por el Ministerio Público Fiscal, explicaron fuentes judiciales, por lo que no intervino ningún representante de la Policía para garantizar transparencia.

También se informó que si bien en un primer momento se identificó a la víctima como Facundo Burgos, su verdadero apellido, según consta en la partida de nacimiento, es Ferreyra y así figura en el expediente.

Facundo murió el jueves al recibir un disparo en la cabeza durante una presunta persecución policial y sus familiares intentaron responsabilizar a los policías del sistema de emergencias 911 que intervinieron al asegurar que se trató de otro caso de “gatillo fácil”.

La versión familiar fue rechazada por las autoridades de Seguridad de la provincia, quienes respaldaron el accionar policial.

Sin embargo, la prueba de dermotest que se le practicó al niño fallecido dio positiva, según revelaron fuentes de la investigación.

La prueba también dio el mismo resultado en el chico de 14 años que conducía la moto en la que se desplazaba Facundo.

En tanto, el relato de un testigo lo complicó ya que aseguró que escapaban de policías junto a un grupo de motociclistas, pese a que el adolescente declaró ante la Justicia que quedaron en medio de los disparos.

También se supo que el chico que conducía la moto estuvo involucrado en el crimen del policía Leandro Meyer (26), quien fue asesinado a fines del año pasado en un intento de robo.