TYSON FURY EXALTÓ SU PREPARACIÓN Y CONFESÓ PÚBLICAMENTE QUE SE MASTURBA

El boxeador Tyson Fury confesó que apela a la masturbación como parte de su preparación integral que lo llevaría a consagrarse como uno de los mejores púgiles del mundo.

El púgil destacó que apela a la dieta y al ejercicio constante, tarea que inició para bajar 65 kilos, ya que llegó a los 180, pero también se refirió a los ejercicios de auto satisfacción.

Durante la primera conferencia de prensa previa al esperado duelo con Deontay Wilder, que se celebrará el 22 de febrero en Las Vegas, Fury explicó cómo marcha su puesta a punto.

«Estoy haciendo muchas cosas que antes no hacía. Estoy comiendo cinco o seis comidas al día, bebo ocho litros de agua.

Me masturbo siete veces al día para mantener mi testosterona bombeando», indicó.

Enseguida, dobló la apuesta: «Tengo que mantenerme activo y la testosterona fluyendo para la pelea. No quiero que bajen los niveles».
Fury supo ser campeón del mundo a finales del 2015 cuando derrotó por decisión unánime a Vladimir Klichko en la categoría de los pesados.

Sin embargo, al año siguiente, cuando planeaba disputar la revancha contra el ruso, un doping positivo por cocaína arruinó su carrera.

Fue entonces cuando cayó en la depresión tras ser despojado de sus cinturones y su licencia de boxeo: «Bebí, me drogué y estuve afuera toda la noche con distintas mujeres (…) pero cuando la bebida desaparece, te deja con una mala resaca y una depresión aún peor».

En ese marco, según contó, llegó a pensar en el suicidio hasta que una voz le dijo: «No hagas esto, Tyson; piensa en tus hijos, tu familia, tus hijos y tu hija creciendo sin papá».

Perdió los títulos IBF, IBO,WBO y WBA y vio cómo su peso aumentaba «por el consumo excesivo de cerveza», según su confesión.

«Hay 500 calorías en una pinta y yo tomaba 18 de ellas seguidas, whisky y vodka», concluyó.