Un muerto y siete heridos en protesta contra una minera

La violencia se desató a última hora del sábado, cuando un grupo de pobladores que se dedica a la pesca artesanal en El Estor, en el departamento Izabal, a más de 230 kilómetros de la ciudad de Guatemala, bloqueó la carretera en protesta por la contaminación que provoca la Compañía Guatemalteca de Níquel (CGN).

Las fuerzas de seguridad dispersaron a los manifestantes con gases lacrimógenos y no llevaban armas de fuego, dijeron sus voceros.

El portavoz de la Policía Jorge Aguilar explicó que los manifestantes emboscaron a los policías, los atacaron a tiros, quemaron la subestación en El Estor y también la casa del alcalde, Rony Méndez.

El subdirector de investigación criminal de la Policía, Stu Velasco, confirmó en conferencia de prensa ue un civil identificado como Carlos Caal murió y siete agentes resultaron heridos de bala, consignó la agencia de noticias EFE.

«Grupos criminales aprovecharon la situación y ocasionaron daños a las propiedades del alcalde y a la Policía, pero ya se restableció el orden con el contingente de 500 agentes enviados al sector», precisó.

Velasco agregó que iniciaron un proceso de investigación junto con el Ministerio Público (MP) para determinar quiénes fueron los responsables del crimen de Caal, porque las fuerzas de seguridad no llevaban armas, y también quiénes quemaron la casa del alcalde y la subestación policial.

El funcionario afirmó que los 500 agentes permanecerían en El Estor para garantizar la libertad de locomoción y expresión.

De acuerdo con la información disponible, los pobladores de El Estor aseguran que la minera contamina el Lago de Izabal y el Río Dulce, lo que afecta a los pescadores artesanales.

Debido a la violenta protesta del sábado, el comisionado presidencial del diálogo, Rocael Cardona, anunció que las negociaciones que se mantenían con los pobladores y representantes de la empresa minera quedaron suspendidas temporalmente.