Upsafip aseguró que “la corrida cambiaria y la situación económica general del país era una realidad inminente”

El secretario general de la Unión del Personal Superior de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Upsafip), Julio Estévez (h), aseguró que “la corrida cambiaria y la situación económica general del país era una realidad inminente” que ese gremio advirtió hace meses, porque “el dólar se apreció en el mundo y hubo que ajustar el tipo de cambio, que es una forma natural de que las monedas se acomoden en el orbe”.

Un comunicado gremial de los jerárquicos impositivos señaló hoy que “a diferencia de quienes auguran o desean otro 2001, hoy no existe viento de cola pero tampoco aquella situación, caracterizada por reservas ubicadas por debajo de los 15 mil millones, desocupación galopante, corralito y dos años seguidos de completo desgobierno”.

Estévez (h) reclamó “patriotismo” a los empresarios agrícolas y sostuvo que ese sector debería en esta instancia liquidar los cereales y abandonar “la especulación”, en tanto exigió al Estado “coherencia” al momento de adoptar “decisiones y determinaciones”.

“Es hora de juntar a todos y sellar un pacto social para proteger a los más pobres, porque la Argentina emergerá con esfuerzo colectivo, aunque no todos pueden soportar el ajuste de la misma manera. La cartera de Trabajo tomó debida nota de que cambiaron los índices y homologa paritarias muy por arriba del 15 por ciento, el techo pactado”, dijo.

Para el dirigente, también vocal titular de las oficialistas 62 Organizaciones Gremiales Peronistas, el ministro Jorge Triaca “se está adaptando en los hechos a la actual situación y, por lo mismo, ayuda a los trabajadores a afrontar el momento económico” nacional.

Estévez (h) adelantó que el sector se reunirá con el gabinete del nuevo administrador de la AFIP, Leandro Cuciolli, a quien presentará “una batería de ideas para aumentar la base imponible, es decir, para ubicar a los ciudadanos que no aportan un centavo al país”.

“Sin embargo, utilizan sus recursos. Un Estado más fuerte es más solidario y estable. La solución no es la protesta en sí misma y tampoco la desesperación sino el aporte de ideas y el trabajo conjunto entre funcionarios, empresarios y sindicalistas en beneficio del país. Es momento de abandonar las banderas partidarias por la Argentina”, concluyó.