Viceprimer ministro de Irlanda cambió de postura y pidió el sí al aborto

En tiempo de descuento hacia un referéndum para reformar la ley del aborto en Irlanda, una de las más restrictivas en Europa, el viceprimer ministro, el demócrata cristiano y conservador Simon Coveney, cambió su postura y pidió hoy a la población que vote por el Sí al cambio de legislación.

Coveney pidió al electorado irlandés que vote Sí en el referéndum del 25 de mayo, que propone eliminar la “octava enmienda” que solo permite el aborto en los casos en los que la vida de la madre se ve comprometida.

La ley no contempla casos de incesto, violación o malformaciones del feto, mucho menos la decisión de la mujer sobre su cuerpo.

“El aborto es una realidad en este país, pero se ven obligadas a tomar decisiones, en mi opinión, sin contar con el apoyo del sistema de salud y de los médicos”, dijo Coveney respecto de la legislación vigente, que prevé penas de cárcel de hasta 14 años para las mujeres y los profesionales que facilitan un aborto.

Según Coveney, “miles de mujeres en Irlanda” reciben cada año un “papel con una dirección” que les explica dónde pueden abortar en el Reino Unido, pero que, al mismo tiempo, les dice “Aquí no lo hagas, gracias”.

“No estoy dispuesto a permitirlo más y por eso defiendo el Sí'”, agregó el líder conservador, quien tomó esta nueva posición.

Y aunque se declara profundamente católico y defensor de los valores familiares, entiende que “es necesario proteger los derechos de las mujeres”.

En días de campaña sucia en las calles con carteles criticados por la crudeza de sus mensajes, la iglesia católica y los grupos provida buscan evitar la reforma para que no haya lo que ellos calificaron de “abortos a la carta” y a poner fin a embarazos de “no nacidos” con malformaciones físicas o psíquicas.

Según la agencia de noticias EFE, el Ministerio de Salud irlandés considera la posibilidad de permitir el aborto en todas las circunstancias durante las primeras doce semanas de embarazo y en casos excepcionales hasta las veinticuatro semanas.

Según las cifras de la Sanidad británica, en 2015, unas 3.451 irlandesas fueron a centros de Inglaterra y de Gales para abortar. Entre 1980 y 2015, al menos 165.438 irlandesas abortaron en el Reino Unido.

Una encuesta publicada hoy por el diario Irish Times indica que 44% del electorado votará Sí, frente a 32% que apoya el No, mientras que 17 % sigue indeciso.